domingo, 31 de mayo de 2015

La relación del tarotista con su mazo





Suele suceder (sobre todo en los principiantes) que apenas tienen su mazo nuevo de cartas en mano sienten una necesidad imperiosa de hacer algún tipo de ritual para energetizarlo o consagrarlo. Esta necesidad se debe en gran parte a la insistencia y casi exigencia sobre este punto en la abundante literatura que existe sobre Tarot. Sin embargo, hay que recalcar que esto no es un requisito fundamental ni mucho menos necesario.

Hay "algo” especial entre el tarotista y su mazo que se va estableciendo en términos de tiempo y uso. Esto no es diferente a lo que pasa con cualquier objeto preciado, que cuidamos y valoramos sobre todo por el uso que le hemos dado y el tiempo que nos ha acompañado, y que, aún sabiendo que puede ser fácilmente reemplazable, hemos establecido un apego hacia él. Algunos podrán ver en esto una relación fetichista, lo cual es posible, pero que sin dudas le da a ese objeto (en este caso las cartas) una calidad y una cualidad fuera de lo normal y lo ordinario. Incluso no es poco frecuente encontrar personas que les cuesta muchísimo, o directamente no pueden, leer con otro mazo que no sea el suyo (aunque se tratara de la misma edición). O que, cuando se ven obligadas a reemplazar su viejo mazo por uno nuevo, debe pasar un tiempo hasta que se habitúen a él. Quizás, por esta razón es que algunos tarotistas toman como opción realizar un ritual que genere un alto impacto psicoemocional (y por qué no, espiritual) en si mismo, y que logre establecer un "apego”  especial entre él y sus cartas.  

Este "algo especial”  entre el tarotista y sus cartas, muchos lo sienten en términos de una conexión particular, una comunicación especial entre el mazo y el tarotista que podría generar indagaciones y respuestas más profundas y asertivas. Por supuesto que esto deja de ser racional cuando recordamos que se tratan de pedazos de cartón desprovistos de vida. Pero... no tiene el mismo sentido esperar algún tipo de respuesta del orden de la realidad y lo causal de ese mismo conjunto de cartones?... Sea lo que fuera que movilice estos conjuntos simbólicos. finalmente, no podemos negar, por mucho que nos empeñemos en darle explicaciones racionales, que mucho de lo que rodea al Tarot no tiene explicación en el orden de lo conjetural, sino que, más bien, es a través de la misma práctica que podemos ir creando relaciones lógicas y funcionales que, incluso para otras personas, pueden carecer de sentido y utilidad práctica real.

Antes de consagrar, limpiar, bendecir o energizar (por utilizar algunos de los términos más frecuentes cuando se habla sobre este punto) un mazo de cartas, o cualquier otro objeto, primero debo saber identificar bien qué es lo que estoy queriendo hacer con él. Esto es, identificar los "por qué?” y "para qué?”  de estas acciones. Mucha gente ni siquiera se pregunta sobre esto, y piensa que al hacerlo simplemente refuerza entre él y su mazo ese "algo” especial del que hablaba.

"Consagrar”  significa literalmente volver algo sagrado; y generalmente la consagración implica a una fuerza exterior: se consagra a una fuerza (una virtud, una cualidad, un poder) o a un espíritu determinado. Si lo que quiero hacer es "energizarlo”, primero tengo que pensar qué energía quiero que tenga el mazo, o bien, como es que imagino que esta energía funciona y qué es lo que hará mi energización con esta "energía”.


 Lo mismo vale para las limpiezas: de qué quiero limpiar estas cartas? Por qué pienso que pueden estar "sucias”? Qué es lo que las vuelve sucias o "impuras" como para merecer una limpieza?... Como ven, cuando esto se hace de manera consciente (y no automática por los mandatos de los libros y los autores) van adquiriendo complejidad y es posible crear una propia lógica.

Mucha gente repite bastante infundadamente que "las cartas mueven energías”... Pasando por alto que es eso que ellos llaman "energía”  lo que en realidad "mueve”  a las cartas. Y que lo que hacen las cartas, en todo caso, es representarlas. Yo prefiero llamarlas fuerzas, porque energía tiene implicancias puramente físicas y biologicistas, y no siempre estas fuerzas responden a cuestiones de la materia. Además, energíaes un término muy abusado en el ámbito de la New Age para tratar de dar una connotación científica a sus absurdos.

En lo personal, nunca realice con las cartas nuevas rituales de los que describen en infinidad de libros y sitios web con sahumerios, gemas y sales... y sin embargo, me funcionaron siempre bien para lo que me propuse que me funcionaran. Quizás el "ritual” de conexión más potente, fue observar sus formas bajo la luz de la Luna llena o a la luz de un fuego en la noche, o dormir con ellas bajo mi almohada y esperar sus imágenes en sueños... Nada más que eso.

Considero que las cartas de Tarot son algo más que un conjunto de imágenes simbólicas impreso sobre cartones (no teniendo por qué tener una explicación ese algo más en el orden de lo lógico), y a la vez, que su simbolismo trasciende incluso ese conjunto de cartas que cuidamos tanto.


Fabián Paredes


sábado, 30 de mayo de 2015

Saliendo del clóset (Parte 2)



Sobre el oficio del tarotista



Una de las consecuencias que tiene el "salir del clóset" es la extrañeza con la que es recibida la ‘noticia’. Quedará para más adelante el anecdotario de la cantidad de pavadas con las que le salen a uno los extraños –y no tan extraños- que se enteran que uno es tarotista; pero, en resumidas cuentas, las reacciones tienden a hacer que me quede con la sensación de que se esperaban que ande por la vida con una especie de disfraz de monje tibetano, adornado de bordados brillantes, llena de accesorios de algún ‘significado esotérico’, y hedor a mezcla viciada de patchouli, benjuí, sándalo y palo santo (que por cierto los últimos dos me gustan bastante)... 
Y que, no conforme a ese aspecto ecléctico y extravagante, hubiera hecho algún pacto de tinte espiritista con algún no sé quién, de no sé qué religión, para abrir no sé qué clase de puertas a vaya saber uno qué tipo de cosa rara, y que para colmo fuera portadora de no sé que don, otorgado por no sé quién que tuvo la perspicacia de elegirlo a uno para ser iniciado en no sé qué cantidad de mambos estrambóticos, por ser un ser de algún tipo de luz inentendible, y demás cosas que, al fin de cuentas, gozan de completa independencia respecto a la actividad de interpretar un mazo de tarot. 
Considero que el asunto es mucho más simple, un tarotista es alguien que aprendió a leer e interpretar la simbología del tarot, ni más ni menos. Por lo menos para mí, de lo que se trata no es otra cosa que la interpretación de símbolos muy particulares que aparecen tanto en cada uno de los arcanos, como aquello que sucede cuando se contemplan las diversas formas en las que se combinan,  aplicados a una situación específica que corresponde la pregunta hecha por el consultante, desde la creatividad y perspectiva particular de cada intérprete. 
Como dicen, cada maestrito con su librito... para mí ‘el arte’, ‘la gracia’ del oficio, consiste en ir conectando eso que aparece en simples pedacitos de cartón decorados con esa estructura simbólica tan particular, con otras imágenes simbólicas, otras metáforas, que sirven de puente entre los arcanos y aquello que puede ir desde lo más trivial y ordinario hasta lo más profundo y diverso de la vida cotidiana... ¡y viceversa! 
Porque también es un ida y vuelta, que a veces ni siquiera necesita de tanta evocación simbólica, sino que sucede simplemente; por ejemplo, se me hace difícil imaginarme alguien que trabaje con el Osho Zen Tarot y no piense en el 10 de Arco Iris, cada vez que escuchan por ahí el famoso tema de Michael Jackson y Lionel Richie para USA for Africa, "We Are the World"...

... o como me pasó hace ya bastantes años,y también siguiendo con ejemplos del mismo tarot, recuerdo un día dando vueltas por Facebook, que encontré una foto publicada por mi tía, que me había conmovido profundamente, de un árbol que había sido violentamente mutilado, del que sin embargo nacía, valiente, desde el mismo filo del corte brutal, un nuevo tallo, un brote de vida, una ramita, y no pude evitar pensar en el arcano VIII...
(Detalle de fotografía, cortesía de Silvia Castagnino)
O también, ya no música por un lado e imagen por el otro, sino estando viendo una película (de los estudios Ghibli), y sentir que encontré el nexo exacto entre dos arcanos....


Arcano 5 del palo Aco Iris. Centro: Omoide no Marnie, estudios Ghibli, 2014. Der. Paje del palo Arco Iris

En fin, sólo por poner algunos ejemplos de esto que tanto me gusta del oficio, el cómo ir haciendo que lo que hay a la vista de todos y aquellas imágenes que uno ha estudiado, desde una simbología que podría parecer bastante abstracta, se vayan entretejiendo de esa forma siempre dinámica, tan vívida, que hace que cada vez que las cartas se despliegan sobre la mesa, en cada detalle que casi azarosamente capta la atención en determinado momento, en cómo se relacionan y conjugan una carta con la otra, uno vaya sintiendo que se está expresando con tanta profundidad, y a la vez de forma tan sencilla, detalles propios de lo más diverso de la vida.


Marina Castagnino
Extraído del blog: Marina Castagnino, Tarot
Link: http://castarot.blogspot.com.ar/2015_04_01_archive.html 

jueves, 28 de mayo de 2015

Saliendo del clóset (parte1)



Me pasó hace poco, que tuve una conversación un tanto extraña, y volviendo a casa me di cuenta que en realidad no había nada fuera de lo normal en cómo se fue desarrollando la conversación, salvo por un detalle: salíamos de una clase y era la primera vez que había dicho ahí, a viva voz, en un lugar público, a gente que apenas conocía, que soy tarotista.
De pronto me sentí sorprendida de haber tardado tanto, y recordé ese lugar al que iba siempre y al que no quise volver más, cuando estando bebiendo un té se le ocurrió que había algo que quería preguntar y saqué ese Rider Waite, de cajita amarilla, toda desgastada y pegada con cinta, que ahora tengo en la oficina. Se acercó el mozo y nos invitó a pagar y retirarnos, porque por políticas de la empresa no se podían leer las cartas en ese lugar....
Y más allá del "derecho de admisión" que tenga una cadena de tés, creo que el recuerdo ese me volvió porque lo que sentía era que allí no  se estaba rechazando lo que hacía, sino que no admiten lo que soy. 

Y por eso el título del artículo, porque hay un salir del clóset: Vos vas, estudiás, comprás material, leés, te preparás, practicás, y te miran sin querer decir abiertamente que les parece una chantada y te empiezan a contar de un tal que engatusó a uno con no sé qué brujería y les tenés que contar que lo único que hacés es interpretar ciertos símbolos y te empezás a sentir un poco mal... como si te tuvieras que quedar en un caparazón, porque sabés que de pronto te vienen con la religión y blablablá y vas viendo que con tal y tal mejor ni hablar, pero a la vez  tampoco es que te quieras esconder, porque sabés que lo que hacés es a consciencia y te pasaste buena parte de tu vida viendo cómo se conectan los significados y las diferencias entre un tarot u otro y así vas… como tanteando… y llega un día que sin darte cuenta fuiste pensando que mejor no decir nada, pero de golpe ya está, te salió decir así, ante todos: soy tarotista
Y sí, algunos te miran mal, otros no te dicen nada, a mí varios me dijeron naaah!! Con tu aspecto nunca me imaginé que te dedicarías a "eso" a lo que obviamente reaccioné con un jajaja!!, haciendo montoncito, pensando en qué se habrá imaginado… pero la vida va y me di cuenta que empecé a decirlo más… y casi siempre la respuesta no es toda esa cosa fea que uno pueda imaginar, sino que una sonrisa seguida de un “ah!! mirá!!” y nada más…


MARINA CASTAGNINO
Extraído del blog: Marina Castagnino, Tarot
Link: http://castarot.blogspot.com.ar/2015/03/saliendo-del-closet-tarotista.html 

martes, 26 de mayo de 2015

El tiempo en el tarot: un método de cálculo



Hay muchos métodos para calcular el tiempo con las cartas en una tirada de tarot, sobre todo porque muchas veces ninguno de nosotros tenemos una regla específica al respecto o simplemente no nos gusta dar un tiempo determinado para lo que va a ocurrir.

Muchos usan el método de usar arcanos menores y sacan uno de ellos para decidir cuanto tiempo va a pasar:

Copas = días
Bastos = Semanas
Oros = Meses
Espadas = años

Incluso usando los números de los arcanos menores determinan el tiempo, si sale un 3 de oros te dicen que 3 meses


Al usar este método se dan aproximaciones, por ejemplo si preguntas ¿volveré con mi pareja? ¿En cuánto tiempo? Sacas uno de los arcanos menores y dependiendo del palo, te darás cuenta.

Otra forma es ir sacando cartas que respondan si o no, por ejemplo dices:

¿Cuándo me pagará mi dinero? Lo que hacemos es sacar cuatro cartas donde empezaremos por días y así hasta años. Puedes considerar que la salga derecha es donde va a pasar, o al contrario, la que salga invertida es la que corresponde a la respuesta:
Días          semanas           meses          años

O se pueden usar también las estaciones del año, empezando siempre por la que uno está: si es primavera, inicias con verano.

Yo uso también un método que aprendí de mi abuela hace mucho, para calcular el tiempo, se basaba en los arcanos menores pero eran al realizar la tirada, usando los 5's o los caballeros.

Los cincos representan en general movimientos, cambios y puntos de partida,  los caballeros, noticias (solo en general) ella lo que hacía era ver cuántos de ellos salían en una tirada, sin importar el palo, pues lo que interesa es la cantidad que salen. Esto es, contar la cantidad de cincos o de caballeros en la tirada, no afecta ni tiene que ver con lo que estas haciendo de lectura.

1= inmediato
2= corto plazo
3=mediano plazo

4=largo plazo


Aquí, sin importar lo que dice la tirada, si pregunta el consultante el tiempo podemos decirle que es a corto plazo pues salieron dos caballeros. Ya si quieres ampliar puedes sacar más cartas y determinar a cuánto tiempo corresponde. Con la práctica cada uno va eligiendo la forma de determinar las épocas o el tiempo en que algo acontece.

A practicar mucho pues!

MARIANA AGUILAR

Extraído del blog: La casa del Tarot

sábado, 23 de mayo de 2015

La luciérnaga y el libre albedrío



Hace muchos años, en uno de los cursos que realicé me contaron una fábula, de la que no conozco su autor, que decía lo siguiente:

“Cuentan que unos cuantos simios estaban reunidos en un monte. Una noche vieron una luciérnaga y, creyendo que era lumbre, juntaron mucha leña; después, empezaron a soplar con la boca y a abanicar con las manos.  

Cerca estaba un ave sobre un árbol. Y aquel ave les dijo:

- ¡¡¡No seáis tontos, lo que habéis visto no es lo que creéis!!! - no le hicieron caso, ni siquiera volvieron la cabeza a lo que les habían dicho.

Pasó por allí un hombre y le dijo al ave:

- No te entremetas a enderezar ni a avivar lo que no se endereza ni se aviva, ni a enseñar a quien no tiene enmienda; pues a la piedra que no se la puede cortar no la prueban las espadas, y al palo que no se puede doblar no se entremete ninguno a encorvarlo; y yo digo que ¡¡¡quien ésto intente, se arrepentirá!!! 

No escuchó el consejo del hombre, y el ave, enojada porque no le hacían caso, se bajó del árbol y llegó a increpar a uno de los monos.

 Este simplemente la agarró, dio con ella en tierra, y acabó con su vida.

¡¡¡Y siguió soplando la luciérnaga!!!" 

El origen de este cuento se pierde en los tiempos. Algunos lo ubican en el texto árabe Calila y Dimna, procedente del Panchatrantra hindú. Y otros lo atribuyen a Esopo.

Sea cual fuera su origen, a mi siempre me gustó y me marcó una línea de comportamiento y, aunque a veces reacciono como el ave, siempre sé cuando parar.

Lo mismo ocurre en una consulta de tarot, o de cualquier tipo de mancia. El trabajo del profesional es orientar sobre cuáles son las posibilidades más adecuadas ante un problema, o interrogante, pero siempre la decisión final es del consultante, el que muchas veces escucha lo que quiere o recuerda sólo una parte de todo un planteo. No podemos ser como el ave, tratando de imponer nuestro pensamiento ante el consultante. Una vez que están las cartas echadas y los temas aclarados, el consultante solo deberá enfrentar al Arcano 6 y decidir si el mismo quedará al derecho o al revés, si su decisión será correcta o equivocada.

Ergo: Hay que advertir, pero no decidir, la gente debe elegir de acuerdo a su libre albedrío (aunque parezca redundante) y luego aprender (si le interesa) cuál es el brillo real y cuál es el ficticio; decidir que es lo que quiere y, lo más importante, qué le sirve más para el momento que está viviendo!

Y, como dice el refrán:

Todo es de acuerdo al color del cristal con que se mira… aunque a veces se encuentre empañado.




Liliana Cavallini

Extraído del blog “El tarot y sus misterios”
http: http://tarotenlaweb.blogspot.com.ar/2015/05/la-luciernaga-y-el-libre-albedrio.html 

lunes, 18 de mayo de 2015

Los "trabajos" de magia y el tarot: cómo detectarlos y proceder


Para mi las cartas claves que marcan una influencia psíquica negativa hacia el consultante son la combinación del Diablo y la Luna al derecho, habitualmente marcan que algo no anda bien, y si a eso le sumamos la Torre, prácticamente lo está aseverando, obviamente que hay que estudiar el contexto general y recurrir a comprobaciones mediante tiradas complementarias. A su vez es importante ver en qué posición salen y su ubicación: pasado, presente o futuro, para darle la importancia debida.

También hay que tener en cuenta que la mayoría de los consultantes (experiencia personal) cuando no quiere hacerse cargo de un proceder erróneo de su parte suele creer (o le conviene) que todo lo que les sucede es culpa de un tercero/a, y algunos, cuando se le explica que no es así, siguen consultando a otros hasta lograr que le digan lo que quieren escuchar y, cuanto más le cobran para “sacárselo” más valiosos se consideran (problemas de autoestima mediante)

Para ver en qué forma se le transmite la interpretación sobre la posibilidad de alguna influencia negativa, hay que tener en cuenta la tipología del consultante y si es beneficioso decírselo directamente, o hay que recurrir a otra forma de expresarlo. Una vez charlando sobre el tema con Martina Pol, ella me dijo que a veces es mejor pasar por “mala bruja” que hablar de más, y a destiempo, provocando más daño que el que se quiere prevenir. Con el tiempo, aprendí que muchas veces hay que saber cuando “cerrar la boca”. Hay formas de tratar mejor el tema sin nombrar la tan temida palabra “trabajo”.

En la otra punta se ubica la gente que realmente está sugestionada y, a pesar de no tener nada ni de haber recibido ningún ataque psíquico, cree realmente que lo han dañado. Esto realmente es más peligroso que el trabajo mismo, dado que puede autodestruirse. Una vez un profesor me dijo: “¡Cuidado, a veces  una sugestión sólo se elimina con una contrasugestión!”. Cuando una persona cree firmemente que ha sido víctima de un “daño” debe realizarse la operación contraria para eliminar ese dato de su inconsciente! En estos casos suelo recomendar que realicen un ritual por sí mismos para armonizarse. Por lo demás, considero que:

A una persona contenta y con la mente ocupada, no hay trabajo que la alcance!


Liliana Cavallini

Extraído del blog “El tarot y sus misterios”
http: http://tarotenlaweb.blogspot.com.ar/2015/05/los-trabajos-de-magia-y-el-tarot-como_13.html



Lectura complementaria:

ATAQUES PSIQUICOS por Liliana Cavallini

Extraído de la página: “Magiciencia"


domingo, 17 de mayo de 2015

Tapetes para lecturas: recomendaciones




Cuando uno empieza en el camino del tarot a veces se presentan ciertas inquietudes: ¿dónde consigo un tapete de lectura? ¿para qué sirve?

Un tapete de lectura es muy útil cuando realizas la consulta porque no deja que las cartas se maltraten y, además, donde te encuentras sabes que haces de ese lugar tu espacio particular.

Hay muchas formas de hacerlo y sobre todo donde conseguirlos; las tiendas esotéricas y las que están especializadas en productos para lectura, donde venden los mazos, son una buena opción, sobre todo si quieres comprarlo con alguna impresión en particular. También en Ebay y algunas tiendas en línea los puedes encontrar, pero el inconveniente es el precio.

Si quieres hacerlo tú hay que tomar en cuenta varias cosas: las telas a las que tienes acceso y si te animas a coserlo tú, si este es el caso puedo ayudarte con algunos consejitos:

- Usa una tela que no suelte pelusa y sea fácil de lavar, pues con el uso se ensucia y necesitas tenerla limpia.

- No hagas un tapete con el cual no te sientas a gusto, pues lo vas a usar seguido y no debe se motivo que te incomode.

- Procura que sea liso, los estampados te pueden distraer a la hora de la lectura.



- Puedes bordarles o imprimirles todos aquellos símbolos que creas necesarios, sin importar que crea el consultante, lo importantes es que estés cómodo.

- Hay quien les pone flecos en las orillas y hace que se vean vistosos.

- Mucha gente prefiere el satín porque desliza perfecto y además no se maltrata ni ensucia fácilmente.

A mí me gustan de telas naturales, la mayoría de los que tengo son de algodón, y los tengo de dos tamaños: uno para realizar las tiradas y una especie de pañuelo más pequeño donde la envuelvo o las acomodo junto al tapete cuando realizo las lecturas.

Además me sirven para cuando las dejo descargándose, el color con que las envuelvo les ayuda, ya sea a quitar la energía que absorbieron, o a recargarse de nuevas energías que me ayuden a las lecturas.

Uso tres colores: blanco, para cualquier ocasión; verde, para cuando sé que la lectura tiene mucha carga emotiva y necesita el espacio para limpiarse (además de ser mi color preferido y el de sanación), y el morado, que es para recargar la energía, la videncia y mucha limpieza.

Sin importar el material que uses, procura que sea cómodo y agradable para ti sobre todo porque va a ser parte de tu equipo de trabajo por así decirlo y cada vez que hagas la lectura te va a servir.


MARIANA AGUILAR

Extraído del blog: La casa del Tarot

sábado, 16 de mayo de 2015

Percepción extrasensorial vs poderes adivinatorios en el tarot


La Parapsicología estudia ciertas funciones inhabituales del psiquismo entre las que se encuentra la percepción extrasensorial, o conocimiento de la realidad por otras vías que las admitidas por la psicología clásica (los sentidos conocidos o el razonamiento).

Según J. Ricardo Musso (En los límites de la Psicología):

"Para que algo objetivo (una cosa o un suceso material) o algo subjetivo (el pensamiento o el estado emocional de una persona), se convierta en objeto del conocimiento extrasensorio de un sensible, deben cumplirse tres etapas que podrían denominarse de captación, información e interpretación.

La Captación es el proceso por el cual el sensible se pone en relación con su objetivo, y lo aprehende en una modalidad inconsciente del psiquismo.

La Información es el proceso por el cual esa aprehensión extrasensoria inconsciente se transforma en contenido de conciencia.

La Interpretación es el proceso de análisis que debe realizar el propio sensible o el investigador, en los casos en que la información se presenta desfigurada o bajo forma simbólica o alegórica".

Entre los fenómenos de percepción extrasensorial (siguiendo a la mayoría de los investigadores) se encuentran la telepatía, la clarividencia y la precognición. La primera es la transferencia de pensamientos de mente a mente. La segunda, la percepción de objetos o de hechos objetivos. Por último, la precognición es el conocimiento anticipado de un hecho futuro, siempre que éste no se haya producido como una consecuencia de la predicción.

Muchas veces en una “tirada de tarot” podemos ver la fenomenología parapsicológica en acción cuando alguien las está “leyendo” y su descripción poco tiene que ver con la carta que está interpretando. Es decir, esa figura le detona lo que entraría comúnmente a llamarse “videncia”, transformándose en un vehículo para ello, y sin manejarse con la extensa simbología que posee cada arcano, llegando a veces a describir a la persona físicamente y hasta dar el nombre y apellido.

Yo me niego sistemáticamente a considerar estas percepciones como “dones” de uso exclusivo, o canalizados de otros seres de entidad superior que “eligen” a quienes interpretarán sus mensajes. Estoy un poco cansada de esta necesidad de diferenciación para sentirse más que otra persona o simplemente “el elegido”.



Básicamente, esta fenomenología la produce cualquier individuo en un determinado momento, o estado emocional, el que es personal de cada uno, dado que muchos los pueden producir en estado meditativo, otros en estado alterado por energía dispersa (nerviosismo, etc.) y otros cuando algo les llama poderosamente la atención y no lo pueden resolver utilizando el razonamiento. También se pueden presentar de distinta manera: algunos reciben percepciones a través de los sueños, otros escuchan (clariaudiencia), ven (clarividencia) o perciben de otras formas (visión dermoóptica, etc.).

Las cartas son un vehículo excelente para detonar estos fenómenos, pero lo interesante es saber distinguirlos como algo inherente a la especie, que puede ser producido por cualquier persona en un estado emocional particular que varía según esa persona, y que es muy difícil producirlos a voluntad. Esto es fundamental para evitar caer en supuestos videntes “permanentes”, de nacimiento, etc.

No existe persona (que se pueda considerar dentro de los parámetros normales de comportamiento) que pueda estar constantemente en un estado alterado de conciencia por esa misma razón: es un estado ALTERADO de la consciencia, no un estado permanente y, por lo tanto, no funcionan como un celular conectado a los mensajes divinos. (Además, los celulares también se quedan sin batería) 


Liliana Cavallini

Extraído del blog “El tarot y sus misterios”
http: http://tarotenlaweb.blogspot.com.ar/2015/05/percepcion-extrasensorial-versus.html

viernes, 15 de mayo de 2015

Cómo lees el tarot?: pregunta frecuente



Muchos de los que hacemos lecturas de tarot no solemos responder esta respuesta de una manera corta, sobre todo porque a pesar de leer y estudiar mucho acerca de cada uno de los arcanos siempre se nos presenta una manera diferente de hacerlo.

No hay una metodología que nos permita decir con certeza cómo lo hacemos, muchas veces nos lleva de la mano la intuición y otras la técnica, una y otra se van formando de manera diferente lo que implica que muchas veces no coinciden al hacer una lectura.

También hay diversas técnicas para hacer una lectura; hay quien hace tarot adivinatorio o quien lo usa con fines terapéuticos, depende del propósito que tiene la consulta y sobre todo de cómo vemos al consultante cuando se nos presenta.

Todos lo hacemos de forma distinta y lo más importante es que conozcamos a profundidad nuestras capacidades para poder hacer una lectura efectiva, el compromiso que establecemos con el consultante es decirle el mensaje que tienen para él las cartas, por ningún motivo podemos empezar a decirle lo que quiere oír solo para acortar su visita.

Lo más importante es el compromiso que tenemos nosotros, el llevar el mensaje a quien corresponde sin hacer uso de este para beneficiarnos nosotros.


MARIANA AGUILAR

Extraído del blog: La casa del Tarot

Técnica de meditación utilizando los Arcanos Mayores




Unos minutos al día puede ayudar a reducir el estrés y además puede ampliar tu visión de la vida. Existen tantos métodos de meditación como instructores en el mundo. la meditación puede llegar a ser el mejor amigo de uno porque nos ayuda a liberar todos los pensamientos malos que tiene la mente.

Esta meditación consiste en lo siguiente: 

Estudiar cada Arcano, comenzando con el 0, el Loco, 5 minutos cada día consecutivos y luego meditar cómo podemos aplicar esta frase en nuestra vida de manera positiva.

Frase para el Loco:
"Desde este instante entro en contacto consciente con Dios. Mi vida entera se ilumina con su sabiduría y soy copartícipe de su infinita paz". 

Frase para el Mago:
"Hoy es el primer día del resto de mi vida. Lo enfrentaré con serenidad, valor y sabiduría, pues el Gran Arquitecto del Universo me acompaña en cada instante". 

Frase para la Suma Sacerdotisa: 
"Mi subconsciente guarda en su memoria prodigiosa toda la información que necesito. De ahora en adelante sólo bastará que le solicite la información que necesito y él me la entregará en el momento preciso". 

Frase para la Emperatriz: 
"En este jardín planto mis semillas imaginativas y tal como se hace con las semillas físicas, esperaré a su germinación y a que produzcan los frutos anhelados". 

Frase para el Emperador: 
"Lo Primero, primero. Desde hoy ordeno a mi mente organizar todos mis asuntos según la importancia que tengan. No doy cabida al Caos porque soy parte importante en el Orden Universal." 

Frase para el Hierofante: 
"La respuesta está dentro de mí. No tengo nada que temer: llegará cuando la necesite”.

Frase para los Amantes, (hablándole a tu subconsciente):
"Desde ahora serás guiado por la sabiduría superconsciente. Pondrás mi cuerpo en perfecto orden de salud. Me darás fuerza, persistencia y habilidad para realizar cuanto tenga que hacer. Rehusarás aceptar mis interpretaciones erróneas de la realidad". 

Frase para El Carro: 
"Yo soy un poderoso instrumento, un vehículo privilegiado de la Voluntad del Gran Arquitecto del Universo. Poseo una receptividad cada vez más profunda y creciente de la Superconsciencia, en la que se expresa su Voluntad. Armonizo mis hábitos de Lenguaje y Pensamiento." 

Frase para la Fuerza: 
"Llevo a mi consciencia sólo aquellas cosas que deseo que se manifiesten en mi vida. Tengo claras mis metas y la fuerza necesaria para llevarlas a feliz término." 

Frase para el Ermitaño: 
"Yo soy en todo momento lo que espero y deseo ser. Amo el silencio porque en él escucho la voz de mi Creador. Reconstruyo a cada instante mi mente y mi cuerpo, creando con ellos el Hombre que quiero ser". 



Frase para la Rueda de la Fortuna: 
"Es Aquí y Ahora dónde y cuándo saco el máximo provecho de mis experiencias..Es aquí y hora dónde y cuándo me prevengo de las desgracias. Es Aquí y Ahora dónde y cuándo soy feliz." 

Frase para la Justicia: 
"Soy un Hombre nuevo, responsable ante mí mismo, ante Dios y ante los hombres y llevo una vida recta y ejemplar. No juzgo a nadie, pero soy un juez implacable conmigo mismo." 

Frase para el Colgado: 
"Pienso, hablo y actúo en salud, felicidad y éxito. Invierto todas mis circunstancias negativas en el momento justo. A cada instante me acompañan la serenidad y el amor." 

Frase para la Muerte: 
"La Vida da sentido a la Muerte. La Muerte da sentido a la Vida. Me transformo sin temores y acepto mis nuevas circunstancias con alegría y valor. No olvido que el Orden engendra el Caos, y el Caos engendra el Orden." 

Frase para la Templanza: 
"La energía de mi vida surge de la muerte de mi ego. Armonizo mi autoconsciencia con mi subconsciencia y siempre estoy guiado por mi Maestro Interior." 

Frase para el Diablo: 
"Soy libre y soberano sobre mis instintos. Los domino y obtengo de ellos la justa medida para mi avance espiritual. Me dejo guiar por mi Ego Superior." 

Frase para la Torre: 
"Abro las compuertas de mi espíritu hacia el Cosmos Infinito. Salgo de mi torre de ilusión a compartir con los demás la joya preciosa de mi vida y las experiencias de mi crecimiento espiritual. Soy humilde en pensamiento, palabra y acción." 

Frase para la Estrella: 
"Mi mente está quieta y en calma. La estrella penetra en mi subconsciente y me crea el hábito de la meditación." 

Frase para la Luna:
"Hoy descanso profundamente. Recupero todas mis fuerzas y mi organismo se restablece admirablemente. Cada una de mis células se restaura y se nutre totalmente." 

Frase para el Sol: 
"En mí está plenamente expresado el poder del Sol. Soy un centro de alegría e irradio mi luz a todo el mundo." 



Frase para el Juicio:
"He vuelto a nacer. Soy un hombre nuevo. No dependo de las cosas ni de las circunstancias." 

Frase para el Mundo: 
"He vencido sobre el mundo porque me he vencido a mí mismo. La salud, la dicha y la abundancia me pertenecen porque las merezco." 



Victoria Mateo

Extraído del blog “Tarot, mancias y más”


Consagrar el mazo de cartas: para qué sirve?



Llamamos consagrar a hacer un ritual donde el mazo quede conectado con uno y en la misma sintonía para hacer una lectura, depende de cada persona y de cada estilo el hecho de consagrar un mazo.

Puede ir desde una ceremonia elaborada a un sahumerio especial, pero siempre hay un puente que se establece ente el lector y el mazo.

Casi siempre se usan los cuatro elementos primordiales: Agua (un vaso), Aire (incienso), Tierra (cuarzos) y Fuego (velas) ya sea en el orden que quieras o elaborando un pequeño ritual para ello.

Puede ir desde una velación (que dure toda la noche), dejarlas unos minutos al sol, a la luz de la luna o simplemente mezclarlas y pasarles algo de incienso. La opciones son muchas y puedes hacerlo como tu quieras.

Solo hay dos cosas que debes tener en consideración:

- Cuando consagras un mazo, es para tu uso exclusivo, no debes dejar que alguien más lo use, pueden tocarlo incluso hay quien deja que el consultante lo toque y así hace la lectura; pero no debes prestarlo pues la energía de las demás personas no es la misma.

- La segunda es no dejar que el mazo se dañe o se maltrate en el proceso de consagración, no solo por que te dificulta la lectura sino porque a la larga se deshace y debes deshacerte de él.

Un pequeño ritual sería pasar el mazo por incienso y dejarlo a la luz de una vela blanca, lo cubres con un lienzo del color que prefieras, le pones un cuarzo encima y lo dejas un rato. Luego lo puedes sahumar con incienso y lo mezclas para empezar a usarlo.

Todo depende de tu energía, estilo y las ganas que te den en ese momento de consagrar un mazo.


Mariana Aguilar

Extraído del blog: La casa del Tarot